Coffee break

La tortura de las fiestas navideñas del trabajo

 

Estoy en el break room de la oficina. Hay una máquina de café y dos termos: dark roast y decaf. También hay un botellón de agua y anaqueles con platos y cubiertos descartables. Hay una caja de donuts venenosos que alguien amablemente quiere compartir. Al lado están los baños. El break room no tiene puertas y, mientras me sirvo una taza de café decaf, se oyen pasos que se acercan desde el pasadizo que da a las oficinas y cubículos. Pasos ligeros de mujer. Read More