Incomodidades del mundo oficinesco

Hoy quiero hablar un poco sobre el baño de la oficina y de cómo un cojudo tímido como yo tiene que recurrir algunas veces a ciertas extravagancias para sentirse en paz; extravagancias que no serían necesarias si no fuera un cojudo tímido, sino uno de aquellos cojudos que se cagan en la nota.
Pongamos las cosas en contexto para comenzar: mi oficina es un lugar completamente limpio y antiséptico (recordemos que es el primer mundo), en otras palabras, hay pocos latinoamericanos. Esta última frase es como mitad en serio y mitad en broma, la mitad seria la constaté con tristeza hace un mes, cuando estuve en Puerto Rico visitando las oficinas que acabábamos de construir e inaugurar, todo parecía de primera, diseñado con muy buen gusto e incluso con un poco de exuberancia… hasta que me dieron ganas de hacer pichi. Read More