Beagle chismeando

El vecino

Por qué antes de salir de mi casa siento el ímpetu de mirar la calle a través de las rendijas de la puerta del garaje? Y cuando veo a mi vecino Jerry trabajando en su jardín o conversando con algún paseador de perros, por qué me quedo inmóvil esperando a que desaparezcan? A veces pasa mucho tiempo antes de animarme a abrir la puerta del garaje y salir atolondrada y temerariamente (sin mirar a los lados de la calle) en el auto.

Beagle chismeando

Preguntas mucho más inteligente son por qué Jerry tiene que estar SIEMPRE haciendo alguna cojudez frente a su casa? Por qué no puede entretenerse dentro de su casa? Por qué necesita siempre hacer un ademán al estilo “maneki-neko” cada vez que me ve salir? Y es más seguro que la bóveda del BCP que va a mencionar algún detalle de mi jardín (“fíjate que hay un área que está perdiendo el verde” “mira que ese árbol de tu jardín está muriendo, vas a tener que llamar a que se lo lleven y plantar otro”).

Su último proyecto fue rediseñar y reconstruir el jardín de la parte frontal de la casa. Escogió una temática árida, con muchos cactus y poco grass. Cuando llegó a la región que colinda con mi jardín, como quien no quiere la cosa, decidió extender el pequeño desierto y anexar Crimea.

Planta naranja del desierto

El jardín es lo que nos espera a todos. Algunos como Jerry se adelantan y aprenden jardinería y le ponen mucho empeño todos los días a su pedacito de cielo. Jerry tiene 73 años. Era dueño de un club de tenis y natación en el valle de San Fernando. Además del tenis, le gustaba el ciclismo y el scuba diving.

Compró la casa en 1989. Nuevecita, de estreno. Después de un tiempo su hijo se fue y terminó en la otra costa, en North Carolina. Las visitas son infrecuentes, pero bueno, así funcionan las cosas aquí en gringolandia. Años más tarde, en uno de los tradicionales tours de ciclismo en las montañas de Santa Monica, su esposa tuvo un accidente. La fractura de clavícula tomó menos tiempo de lo previsto en sanar, pero la tía dijo “nunca más bicicleta ni para mí ni para ti, Jerry.”

A los 65 años se autoretiró. Decidió que estaba viejo para el buceo y muy cansado para seguir trabajando. Vendió el club de tenis y metió todo el equipo de scuba en unas cajas que hasta hoy están apiladas en el garaje. Dedicaría el tiempo libre a la natación y la jardinería. Se matriculó en clases de ambas disciplinas. Construyó una piscina de un carril de extremo a extremo de su jardín trasero.

Hace dos años dejó de nadar. Mucho frío en las mañanas, dice.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *