Pedimos chancho, chancho y chancho. Éramos los únicos clientes. Minutos después de traernos la comida (tres platos con chancho y arroz), el hombre a cargo del comedor, junto con dos mujeres, armaron a nuestro lado una mesa redonda… (continuar leyendo)