Muchos “rookies” en la chamba creen que, mientras más detalles ofrezcan al jefe, mayor será su grado de credibilidad. Otros no creen ni piensan nada, simplemente te lo cuentan todo.