“Endurecer el rostro para endurecer el espíritu”, profesaba el sensei. El Olluco escuchaba atentamente. También alquilaba videos piratas en la avenida La Molina, sobre todo videos de Bruce Lee. “Agilidad, fuerza, disciplina”, se decía, “be water my friend”. Puso agua en un vaso y dijo “el agua es el vaso”, luego la puso en una tetera y pensó “el agua es la tetera.” Qué buena filosofía, tan buena como la clase del venerado Padre Hubert Lanssiers, que una vez le dijo: “Olluquito, si los cojudos fueran aviones, tú serías el jefe del escuadrón.” Qué tierno, carajo.

“Endurecer el rostro…”, así nació la idea del box, lo difícil ahora sería convencer a sus amigos de que lo entrenaran. “Quiero ser un superhéroe y necesito endurecer el espíritu y los músculos”, decía, muchos huían atemorizados. Pero un grupo de abnegados apóstoles quedó y día tras día entrenaron al Olluco hasta que su rostro y su espíritu quedaron más duros que una roca, “Alma de diamante”, cantaba Luis Alberto Spinetta.

Este video nos muestra parte del agotador entrenamiento. El primer sparring es Bisbi, luego Jose, y al final, brevemente, Javier. La música es de Five For Fighting, el tema se llama Superman. Tuvimos que cabecearle la cancioncita al superhéroe gringo porque no tenemos a la mano el tema musical de El Olluco. Atención al video, es algo melancólico.

PD: Gracias al poder de Internet, logramos ubicar a Bisbi después de más de diez años. La última vez que te vimos había sido en 1994 en un campeonato de tenis (Samsung Open) en Miraflores, Lima, Perú. Salud por el reencuentro!