TIFU by being myself

Esta mañana estaba en la oficina preparando unos slides en PowerPoint que mi estimada y todopoderosa jefa va a presentar a inversionistas japoneses. El slide número 2 decía: "Today's Presenter" y a continuación la página en blanco. En ese espacio iría la foto de mi jefa (llamémosla Juanita).

Busqué en internet y no encontré ninguna foto que me gustara.

Fui por un café y vi que mi jefa salía de su oficina, posiblemente a una reunión en otro piso.

Seguí buscando en internet. Nada. En presentaciones antiguas. Nada.

Mi última esperanza: la secretaria. Fui a su escritorio y muy suelto de huesos pregunté: "tienes alguna foto de Juanita, pero una en la que NO SALGA HASTA EL ORTO?"

La secre quedó inmóvil sin decir nada. Solamente me miraba a los ojos. "Qué pasa?", pregunté.

Después de unos segundos, contestó:

"No tengo ninguna foto... pero... por qué no le preguntas a Juanita que está en su oficina A DOS METROS DE DONDE TÚ ESTÁS (y con la puerta abierta)?"