The Helsinki Bus Station Theory - Quedate en la Combi!

Photographer Bondi

Esta teoría es conocida en el mundo de los fotógrafos y fue expuesta por primera vez por Arno Rafael Minkkinen durante la ceremonia de graduación de la New England School of Photography en junio del 2004. Para el texto original, click aquí.

La versión original sitúa al protagonista en la estación de buses de Helsinki; en la estación hay docenas de plataformas con cientos de buses partiendo en diferentes direcciones y siempre en el tiempo programado. Ah, y los buses son conducidos por diosas rubias.

La versión en castellano nos pone a la salida de Polvos Azules, en Lima Perú. Acabamos de comprar una cámara fotográfica y estamos listos para deslumbrar al mundo con nuestras imágenes. Caminamos algunas cuadras hasta la Plaza Grau y nos disponemos a tomar una combi asesina. Hay cientos de ellas moviéndose en múltiples direcciones. Cada una lleva a un lugar distinto, y cada lugar es un género particular de la fotografía. La combi hace paradas para dejar y trepar gente, cada paradero representa tres meses de vida (en la versión original cada paradero representa un año, pero las combis hacen demasiadas paradas como para dejar la traducción en un año).

Alzamos el brazo y detemos la primera combi que pasa. Va con dirección a la San Marcos y la Católica, es la combi de street photography. Antes de llegar a la San Marcos, estando por la Av. Venezuela hacemos una parada y mostramos nuestras fotos a nuestro gram amigo César Silva Santisteban. Las observa, piensa un poco, luego dice "estas fotos están pajas, se parecen mucho a las de Bruce Gilden, has visto sus trabajos?"

"Tamare!", pensamos, "mi trabajo debe ser original, totalmente mi voz, y resulta que Bruce Gilden ya ha tomado esta misma combi y estoy quedando como un copión." Desesperado, tomamos un taxi (porque la vida es breve) que nos deja nuevamente en la Plaza Grau.

Trepamos a otra combi, pero primero nos aseguramos de que no vaya hacia la Católica. No, esta se dirige hacia El Agustino, y más allá, Santa Anita. Es una combi moderna, de fotografía HDR. Vamos contentos, pasan 9, 10, 11 paraderos. Seguimos. De pronto sube nuestro pata Alfredo Giraldo, mira nuestras fotos y comenta que vio las mismas fotos en la página de un tal Trey Ratcliff. Lívidos, googleamos el nombre del fotógrafo en el ayfon y encontramos imágenes casi iguales a las nuestras. No jodan, esquina baja! Choche, medio pasaje nomás pe.

Nuevamente tomamos un taxi hasta la Plaza Grau. Y así se pasa la vida.

El mensaje es QUÉDATE EN LA COMBI. La primera que tomamos no era exactamente la misma combi que llevó a Gilden. La combi de Gilden doblaba a la derecha en Av. Universitaria y se iba hacia Los Olivos. Nuestra combi seguía de frente, quizá hacia La Perla o el Callao o quién sabe adonde. Del mismo modo, la segunda combi no era la de Trey, ésa lo llevaba a Ate con paisajes preciosos en HDR, mientras que la nuestra se desviaba y pasaba luego por La Molina.

Quedándonos en la combi, con paciencia y enfoque, el paso del tiempo revelará nuestra voz propia, única. Es como esta escena de Rushmore que lo explica todo.