Una más del país de las maravillas: Obesidad Saludable

Bueno, qué decir. Una raya más al tigre en el país que usa el tiempo libre en consumir fast food y reality TV y debatir infinitamente sobre el color de un vestido.

El año pasado se publicó el siguiente artículo en time.com.

Lo curioso de esta situación es que el estudio intenta probar que no existe la obesidad saludable. Repetimos: se tuvo que armar un estudio para PROBAR que no existe la obesidad saludable. Es decir, la lógica, la deducción, la simple observación anecdótica diaria no fue suficiente. En temas de perder el tiempo en huevadas, los gringos siguen siendo campeones mundiales.

Todo está patas arriba. El que enuncia una hipótesis alucinada después de una sobredosis de prozac y lipitor (por ejemplo: existen obesos saludables) es quien debe demostrar con argumentos lógicos (y además sustentados por pruebas robustas) que su balbuceo no es una pichulada sino la realidad. No al revés.

Nosotros no podemos declarar "John Lennon y El Choclito están vivos; viven escondidos en algún rincón de África" y demandar que quienes duden de nuestra declaración prueben lo contrario. (Noten que lo mismo sucede con el tema religión).

Otro argumento inane en defensa de la obesidad saludable es "está bien, la obesidad NO es saludable, pero si les decimos a los obesos que SÍ pueden ser obesos y a la vez saludables, ayudaríamos con el autoestima, lo que al fin y al cabo mejorará la calidad de vida de los gordos y, quién sabe, también su salud."

Ay Estados Unidos! Si no fuera por las visas F-1 y H-1, este país sería ya I Am Legend.