Ni soltero ni viudo ni divorciado - Episodio III

Hoy me comuniqué con Kathy y todo parece normal, calmado. Me invitó a ver a un grupo musical Mexicano este sábado 28 de julio, pero no tengo interés; si termino yendo será sólo por seguir con este jueguito. Continuando con la historia, un par de semanas después de aquella inolvidable noche de brindis y algarabía, yo andaba vagando por Santa Monica, 2 de julio, solo, despeinado y con las manos en los bolsillos. Era lunes, recordé que Kathy estaba de vacaciones (summer break), llamé y me dijo que en 15 minutos se reuniría conmigo. Almorzamos juntos, se la pasó hablando de The New Yorker, su revista preferida y yo solamente pensaba qué bien se siente almorzar acompañado y por qué no tal vez ahora de repente si hay la oportunidad mencionas algo así como "ah sí, yo también quiero suscribirme a The New Yorker y de paso te comento que estoy leyendo a Jack Kerouac y que Clea es mi wifey", pero la oportunidad no se presentó porque esas oportunidades jamás se presentan, sólo es cuestión de darle tiempo al tiempo hasta que uno meta la pata y caiga redondito.

Se nos ocurrió caminar por el Pacific Palisades Park, al lado del océano, avanzando despacio, dándole tiempo al tiempo hasta que se me ocurrió hablar que la situación en mi chamba andaba un poco incierta y que de repente iba a haber chifa (despidos), ella dijo "mejor, así te mudas a Santa Monica, además de recibir tu liquidación", entonces procedí a explicarle que tenía razón excepto por un detalle: la infame greencard. Estaba en proceso y si me chifaban antes de que el proceso concluyera, las vería negras (african-american) pues tendría que conseguir otro sponsor y empezar todo desde cero y eso era demasiada paciencia para alguien como yo.

Aquí ella empezó a hacer preguntas de simple curiosidad, pero yo respondía con mentiras, puta no sé por qué, creo que me estoy volviendo un mitómano. Me tomó desprevenido:

- Y Clea también está tramitando su greencard con su compañía?

Respuesta verdadera: No, ella tiene una visa de trabajo y está postulando a la residencia como esposa del mediodiablo. Respuesta que dije: "Sí"

- Ah bueno, al menos ella tendría la residencia en caso...

Aquí involuntariamente intenté corregir mi mentirilla: "Bueno, en realidad no está tramitando su residencia, solamente le han hecho sponsor de su visa de trabajo, pero yo creo que en cualquier momento comienza a procesar su greencard"

- Espera; ¿entonces a ella no le gustaría tener la residencia?

Respuesta verdadera: por supuesto, por eso la estamos tramitando juntos. Respuesta que salió temblando de susto: "supongo que sí"

- Claro, sería bueno que empiece cuanto antes, así si algo malo sucede contigo, te podrías casar con Clea.

Respuesta verdadera: Kathy quiero confesarte que Clea es mi esposa, tú encárgate de decirles a Greg y a Kevin y a Jimmy que todos los brindis de tu cumpleaños fueron por nada. Respuesta balbuceada: "Tienes razón, oye y ya decidiste tomar clases de surfing o todavía?"

Obviamente, ella se dio cuenta de que algo raro sucedía, pero no dijo nada. Nos fuimos a su casa a sacar unas fotocopias.

El siguiente encuentro ocurrió el 4 julio en Venice Beach, ese día Clea y Kathy finalmente se conocieron, pero esto es ya el Episodio IV...