Tips & tricks para stripclubs

Stripperella

El fin de semana estuvimos hueveando en San Diego, donde nos reunimos con nuestro querido Godzuki, que es un "womanizer" de primer nivel pero que, como le ha salido un poco de guata, ahora recurre ("de vez en cuando nomás", dice) a stripclubs; en los bares las chicas ya no le hacen caso.

Godzuki nos contó que acude a los clubs de Tijuana, ya que "el servicio cuesta mucho menos de lo que cobran en los Estados Unidos, además, mi dentista me atiende en Tijuana, así que después de mis citas paso por el local para que se me pase la anestesia." Nos dijo también que las primeras veces lo atendieron muy mal, muy mal, había escogido siempre a la chica más bonita del lugar pero el servicio al cliente dejaba mucho que desear, las chicas se la pasaban mirando el techo y preguntando "ya? cuánto te falta?", o negándose rotundamente a satisfacer ciertas demandas de Godzuki.

Entonces nuestro admirado Godzuki, después de meditar largas horas acerca de la situación, desarrolló una técnica especial que le viene dando muy buenos resultados según nos cuenta, se logra atender con la más bella del lugar y la atención al cliente es de primera. Compartimos en este espacio los tips & tricks de nuestro querido Godzuki.

"Miren", dice Godzuki, "lo primero que hay que hacer es llegar solo y caminar como si uno andara nervioso, un poco tenso, y sentarse en la barra y pedir una cerveza. Desde ahí uno se pone a ver bailar a las strippers bebiendo de a pocos; no hay necesidad de hacer nada más porque las chicas se te van a acercar y van a tratar de convencerte de llevarte a pasear. Aquí a las feas se las despacha muy amablemente diciendo 'lo siento mamita, hoy he venido a mirar el show nomás, será para la próxima', y así se la pasa uno hasta que venga una de las mamacitas. Cuando se acerca una de las mamacitas, hay que tratar de parecer novatos y decir que es la primera vez que uno visita uno de esos lugares, pero hay que cuidar de no parecer un imbécil porque se quitan al toque; por ejemplo, la semana pasada se me acercó una chica que estaba bien rica y me dijo para salir con ella; en vez de decir 'ya!' al toque y después recibir un servicio horroroso, le dije, poniendo voz de medio huevón: 'no gracias, paso... es que esta es la primera vez que vengo a un stripclub y tengo un amigo que me ha dicho que no salga con las chicas bonitas como tú'. Ven cómo le solté un piropo? Bueno, entonces ella me preguntó por qué y yo le dije 'mi amigo me ha dicho que las bonitas tratan mal a los clientes, no le ponen ganas.' Así con esa frase motivé a la mamacita porque le puse un desafío al frente, un challenge, manyan? Entonces ella se picó y dijo que eso era mentira, que saliera con ella para que viera cómo me iba a tratar, yo volví a decir la cojudez esa de que mi amigo dice que las bonitas no. Ella insistió e insistió, y al final dije 'ya pues, vamos a ver'. Y no se imaginan muchachos, fue increíble, hasta tomé una foto con mi celular, miren."