Las Aventuras del Olluco - Parte 3: Fortaleciendo el Espíritu

Siguiendo con las aventuras de nuestro superhéroe latino, el Olluco, presentamos en esta ocasión un par de videos grabados en 1992, cuando todavía no era superhéroe. Inmediatamente después del incidente del bus (ver Olluco – Parte 1), el Olluco decidió convertirse en superhéroe, pero sabiendo que esto no es algo que se logre de la noche a la mañana, diseñó un riguroso plan para alcanzar su objetivo cuanto antes.

Se metió al gimnasio y cambió su dieta (ver Olluco – Parte 2), pero esto no fue todo: el Olluco, visionario como siempre, sabía que lo más importante para poder luchar por la justicia era desarrollar una personalidad fuerte, que resista los ataques más punzantes. En los países de latinoamerica, sobre todo, se necesita más fortaleza psicológica que muscular, ya que nuestras sociedades fragmentadas y diversas, con sus niveles de pobreza extrema, generan en la población un estado de envidia y comparación constantes. En el Perú, por ejemplo, podríamos llamarlo el síndrome del “yo lo cago”. Cuando un grupo de huevones habla acerca de otro huevón, el típico peruano va a decir o pensar de algún modo u otro: “yo, a ese huevón, lo cago.” Tengo más plata o soy menos misio o soy menos feo o menos cholo o más blanco o mi hembrita es más rica o lo que sea, pero siempre se buscará algún argumento para convencerse del “yo lo cago” y sentirse menos imbécil.

El Olluco, a diferencia de muchas personas, era consciente de esta característica de los pueblos latinoamericanos, y sabía que a los malhechores había que vencerlos mentalmente para luego poder derrotarlos físicamente.

Fue así que acudió a sus amigos del barrio de La Fontana para entrenar intensamente tanto el aspecto psicológico como el físico. Practicarían técnicas de defensa personal, artes marciales, boxeo, y a la vez endurecerían la personalidad del Olluco sometiéndolo a diversas pruebas de fortaleza mental. Con mucho esfuerzo y trabajo en equipo, el Olluco desarrolló un temple y una personalidad inquebrantables, así como habilidades de boxeo comparables con las de Muhammad Ali.

El siguiente video muestra pasajes de los inicios del entrenamiento, se puede apreciar a un Olluco aún timorato y miedoso.

 
 

Y este video fue grabado dos años después, y ya podemos ver a un superhéroe de clase mundial, sin miedo, toreando numerosos carros que lo embisten violentamente. Disfruten.